Tipos de caldera

¿Cuáles son los tipos de calderas?

Hoy en día existen en el mercado multitud de tipos de calderas diferentes. Aunque todas sirven para lo mismo, es decir, para traer más confort a tu hogar gracias al agua caliente y a la calefacción, elegir el tipo de caldera que mejor se adapta a tu situación depende de muchas variables.

En este artículo analizamos los tipos de calderas que existen y te damos las claves para elegir la que mejor funcionará en tu hogar según tus circunstancias.

Tipos de calderas de gasoil

La calderas de gasoil, como su propio nombre indica, funcionan al calentar el agua de las tuberías a través de la combustión de gasoil. Se trata de unas calderas muy económicas ya que su consumo es bajo con una alta eficiencia, y la fuente de energía es muy barata.

Sin embargo, la combustión del gasoil emite gases contaminantes, por lo que este tipo de calderas se recomiendan solo para espacios amplios o para zonas rurales y al aire libre, donde llevar las bombonas de gas es más costoso. Habitualmente los depósitos de gasoil son mucho más grandes, y por lo tanto llenarlos de combustible es más sencillo ya que la frecuencia de repostaje es menor. Por lo tanto, otro de sus inconvenientes es que se necesita más espacio físico tanto para almacenar el depósito de combustible como para la caldera en sí.

Tipos de calderas de gas

Pero sin duda las calderas más populares son las de gas natural. Ahora bien, hay muchos tipos de calderas de gas diferentes dependiendo de diferentes factores. Las calderas de gas son las más utilizadas en entornos urbanos gracias a su alta eficiencia, y también a que sus efectos sobre el medio ambiente son mínimos. Vamos a revisar las principales tipologías de calderas de gas:

Calderas estancas

En este tipo de calderas la combustión se realiza en una cámara sellada herméticamente, es decir, no utiliza el oxígeno de la sala donde está instalada la caldera sino que lo consigue a través del tubo de salida de humos, compuesto a su vez por dos tubos (el que expulsa los humos y el que recoge el oxígeno). Este tipo de calderas son las más avanzadas, las que se instalan actualmente en todos los hogares ya que proporcionan más seguridad que las generaciones anteriores. Dentro de las calderas estancas podemos diferenciar entre varios tipos:

Calderas de bajo NOx

Este tipo de caldera estanca (de hecho muchas veces cuando oímos “caldera estanca” a secas nos referimos a este tipo de caldera), pone el énfasis en la reducción de emisiones de dióxido de nitrógeno y de óxido nítrico, ambos muy contaminantes. Aunque fueron un avance respecto a las calderas atmosféricas, las calderas de bajo NOx ya han quedado relativamente desfasadas gracias a la llegada de las calderas de condensación, de las que hablaremos a continuación.

Aunque su fabricación está ya prohibida en la UE, las puedes seguir encontrando en almacenes o en stock, y siguen siendo una alternativa razonable especialmente en el caso de tener que sustituir una caldera atmosférica antigua.

Calderas de condensación

Son las más populares actualmente y las que por normativa deben instalarse en sustituciones de equipos viejos o instalaciones nuevas. Aunque todavía tienen un coste bastante elevado, también son mucho más eficientes, por lo que pueden suponer un ahorro en la factura del gas de hasta un 30% respecto a una caldera atmosférica o tradicional.

La caldera de condensación cuenta con diferentes conexiones que hacen que sea mucho más eficiente: entrada del gas, entrada de agua fría, salida de agua caliente sanitaria ha de contar con una salida de humos (sea concéntrica o de doble flujo).

La instalación de este tipo de calderas la tiene que realizar un profesional acreditado como Itchart. Contacta con nosotros para un presupuesto a medida.

Calderas atmosféricas

La calderas atmosféricas son las que se utilizaban hasta el año 2010, cuando se prohibió su venta y comercialización. Por lo tanto, si tienes todavía una caldera de estas características y esta se avería o has de sustituirla, tendrás que hacerlo por una de las nuevas calderas estancas que hemos comentado anteriormente.

La diferencia con las de nueva generación es que en las calderas atmosféricas la cámara de combustión está abierta, es decir, para producir la combustión recogen el oxígeno de la sala donde está situada. Son menos eficientes que las calderas estancas, y también menos seguras.

Si has de sustituir tu antigua caldera atmosférica por una caldera de condensación o de bajo NOx, puedes contactar con Itchart Clima para un presupuesto personalizado.

Calderas de biomasa

Las calderas de biomasa utilizan como combustible elementos naturales como madera, hueso de aceituna, pellets o cáscaras de frutos secos. Es relativamente eco-friendly ya que utiliza como combustible materiales naturales, al contrario que las calderas de gas o gasóleo que usan fuentes de energía no renovables. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que la combustión de estas calderas produce gases que han de tratarse con una salida de humos adecuada.

Su uso está muy extendido en las zonas más rurales. Dependiendo de la fuente del combustible pueden ser de leña, de carbón, de vapor, de pellets…

Otras calderas

Calderas mixtas

Esta denominación se refiere a calderas que permiten tanto calentar el agua para uso sanitario como su uso como calefacción a través de radiadores. Para evitar que al encender el agua sanitaria caliente la temperatura de la calefacción se vea afectada, has de asegurarte de la potencia y calidad de la caldera.

Calderas con microacumulación

Las calderas con microacumulación son más eficientes a la hora de calentar el agua, ya que lo consiguen de manera prácticamente instantánea.

Calderas eléctricas

Las calderas eléctricas permiten calentar tanto el ambiente como el agua sanitaria. Al contrario de las calderas de gas, estas calderas funcionan a través de un termostato. Por supuesto en este caso la fuente de energía es la electricidad y no el gas, así que son una buena solución para aquellos hogares sin conexión a la red de gas. Y a pesar de que durante mucho tiempo se consideraba que este tipo de calderas incrementaban considerablemente el gasto eléctrico del hogar, a la práctica el consumo es similar al de una caldera de gas.

Calderas pirotubulares y acuotubulares

Esta clasificación simplemente busca diferenciar las calderas que utilizan un sistema de tubos para calentar el agua y el ambiente (calderas de gasóleo, principalmente); y las que utilizan el agua, como por ejemplo las que utilizan el sistema de tubos de agua caliente para los radiadores.

Tipos de calderas domésticas

Todos los tipos de calderas que hemos descrito anteriormente, es decir: calderas estancas, calderas de bajo NOX, calderas de condensación, calderas atmosféricas o calderas de biomasa, son las que conocemos como calderas domésticas.

Esto se refiere a que son el tipo de caldera más adecuado para hogares, no tanto para grandes espacios (industriales, centros comerciales, gimnasios, etc).

Tipos de calderas industriales

Las calderas industriales están diseñadas para calentar grandes superficies diáfanas, como naves y almacenes, centros comerciales, gimnasios… Son calderas de gran tamaño y con una capacidad calorífica superior a las calderas domésticas.

¿Cuántos tipos de calderas industriales hay?

Podemos diferenciar los siguientes tipos de calderas industriales:

  • Calderas de vapor, con combustible o con energía eléctrica
  • Calderas de fluido térmico
  • Calderas de agua sobrecalentada
  • Calderas de agua caliente

¿Cuál es el mejor tipo de caldera?

Esto va a parecer una respuesta obvia, pero es que es así: la mejor caldera es la que se adapte mejor a tu hogar o espacio. Dependerá de varios factores como la superficie a calentar, si se trata de una caldera solo para agua caliente sanitaria o también para calefacción, si vives en una zona rural o urbana… Todas estas variables son las que has de tener en cuenta a la hora de decidirte por un tipo de caldera u otro.

¿Qué energía utiliza una caldera?

Como hemos visto, los diferentes tipos de calderas utilizan diferentes tipos de combustibles. Las calderas de gas con conexión a la red utilizan el gas natural, aunque también existen calderas de gas propano o de gas butano, con conexión directamente a la bombona. Las calderas de gasóleo o las calderas de biomasa utilizan los ídem como combustible. De hecho, conseguir el combustible de tu caldera de forma fácil y rápida es uno de los principales motivos por los que elegir un tipo u otro. Para zonas urbanas es más fácil realizar una conexión a la red de gas natural; en cambio, para una zona rural quizás sea más sencillo conseguir gasóleo para el depósito, o pellets, o bombonas de gas butano.

¿Cuánto cuesta poner una caldera?

El precio de instalación de una caldera puede variar bastante según las características de la misma, la dificultad de la instalación (si se han de hacer obras, por ejemplo, para adecuar los nuevos tubos de evacuación), dependiendo de si es para agua sanitaria o también para calefacción… Como ves, sin saber todas estas variables, es muy difícil poner un presupuesto aproximado.

Si necesitas saber cuánto cuesta poner una caldera en tu hogar, puedes contactar con nosotros y enviarnos un mensaje detallando tu caso, y te responderemos en seguida.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

También te puede interesar:

calderas de biomasa

Biomasa, energía para calderas

¿Qué es la biomasa? Se conoce por biomasa a la materia orgánica que puede ser utilizada como fuente de energía, su origen puede ser de

tipos de aire acondicionado

Tipos de aire acondicionado

¿Estás pensando en instalar aire acondicionado en tu hogar? Entonces has llegado al lugar indicado. En este artículo hacemos un repaso de todo lo que

Contactar

Cualquier tipo de consultas

Bolsa de trabajo
Envíanos tu currículum